ESPACIO PREHISTORIA: EL ENTORNO HACE 80.000 AÑOS

En la cuenca mediterránea hay muy pocos yacimientos que permitan conocer cómo era la fauna y la vegetación del último momento cálido, de hace 80.000 años. La cueva del Rinoceronte es uno de los pocos lugares donde se han encontrado restos de ese momento.

Destacan los grandes vertebrados, herbívoros y carnívoros, así como los anfibios, reptiles y pequeños mamíferos, que nos permiten reconstruir cómo era el ecosistema de aquellos momentos en el sur de Europa.

También se ha encontrado herramientas de piedra, como el sílex, hechas por los neandertales, que nos evidencian la presencia humana más antigua en la costa central catalana.

 

  

Elefante de hace 100.000 años hallado en la cueva del Rinoceronte de Castelldefels

El elefante antiguo (Palaeoloxodon antiquus) vivía en zonas cálidas y tenía una altura aproximada de cuatro metros. A diferencia de los mamuts, sus defensas eran casi rectas y ligeramente curvadas en la punta. Esta especie desapareció durante los periodos de frío más rigurosos, si bien en varias islas mediterráneas perduraron en algunas formas enanas que no superaban el metro de altura. En la portada del se ha encontrado un ejemplar completo, que cayó de manera accidental en la cavidad. Se trata de un macho de entre 6 y 10 años de edad que debía pesar alrededor de 2.300-2.700 kg. En caso de que hubiera llegado a edad adulta, su peso corporal habría sido en torno a las 13 toneladas de peso, dos veces el peso de los elefantes africanos actuales.

 

  

Cráneo de ciervo mediterráneo hallado en la cueva del Rinoceronte de Castelldefels

Los ciervos mediterráneos (Haploidoceros mediterráneos) son una especie hoy extinta y prácticamente desconocida.

Se han recuperado fósiles sólo en cinco yacimientos del sur de Europa, de los que la portada es lo más importante.

Se caracteriza por las grandes dimensiones de sus cuernos, con tan sólo dos puntas cada una, la principal de las cuales tiene forma de hoz. El hecho de que tenga los ojos sobresalientes nos indican que tenía crin. Su peso corporal era de unos 70-80 kg, como los gamos actuales. Esta especie era básicamente forestal, y su alimentación era básicamente de hojas y, en menor cantidad, de hierbas que encontraba en los prados. Su presencia en la cueva es el resultado de haber sido transportados por carnívoros para consumirlos.

 

  

Cráneo de rinoceronte de la cueva del Rinoceronte de Castelldefels

El rinoceronte etrusco evolucionado (Stephanorhinus hundsheimensis) es una especie extinguida, con un peso aproximado de 1.000 kg, una altura de un metro y medio, una longitud de unos dos metros y medio y una talla media similar a la de los actuales rinocerontes negros africanos. Tenían dos cuernos, la frontal pequeña y la nasal más grande y, posiblemente, más desarrollada en los machos que en las hembras.

El cuello era relativamente largo, más que el de los rinocerontes actuales, y las extremidades también más largas y delgadas. Era una especie bien adaptada a la carrera en espacios abiertos. La forma de sus dientes indica que se alimentaba con plantas de textura dura y que masticaba muy lentamente.

Su comportamiento era similar al de los rinocerontes africanos actuales, posiblemente vivían en grupos pequeños formados normalmente por una hembra y su cría, y puntualmente algún otro individuo joven. Los machos adultos llevaban una vida solitaria y alejada de estos pequeños grupos.


Revisado: 07/02/2020

↑ subir
©
Ayuntamiento de Castelldefels
Plaza de la Iglesia, 1 - 08860 Castelldefels
Teléfono: 93 665 11 50